#ARomaConAmor

Todavía digo Buongiorno.

Quienes siguieron nuestro recorrido por el norte italiano saben de qué les hablo. El mismo está en Instagram aunque aquí intento elaborar siempre una versión extendida de cada viaje: https://www.instagram.com/candelasanchezf/

https://www.instagram.com/matsanmillan/

Con Mati pensamos en varios destinos para pasar las Pascuas aprovechando el lindo sándwich de feriados que había más algunos días de vacas que aún nos quedaban y estuvimos a punto a punto de visitar Brasil, Rio para ser precisa, pero los precios nos desmotivaron bastante. Es increíble como un aéreo a Rio puede llegar a salir lo mismo que al viejo continente, pero es real. Y una lástima porque estamos bien cerquita de un destino que ofrece playas divinas, gente cálida y una energía que pocas veces experimenté pero bueno, otra vez, Río no ha sido. Nosotros nos dejamos también llevar por lo que va surgiendo y no por un capricho del momento, y les juro que de esa forma, hemos sumado unas lindas millas. Terminamos en sitios impensados.

Luego nos surgió la propuesta de que algunas marcas acompañaran nuestro recorrido porque la mayoría también sabe que trabajamos como influencers en el universo social media, con apoyo en Instagram como red principal, así que entre una cosa y la otra, de pronto nos estábamos yendo a Italia, cuando 4 meses atrás tiramos la monedita en la Fontana di Trevi recién restaurada, y uno puede creer o reventar, pero estaba pasando: Roma, nos vemos la cara nuevamente.

Les cuento un poco nuestro recorrido por si tienen planeado viajar hacia Italia pronto. La mayoría de los viajeros accede primero a Roma ya que es la ciudad más concurrida del Italia y por lo general, podés conseguir muy buenas tarifas. Aunque debo aclarar que vía Iberia he conocido varios compañeros de trabajo y conocidos que sacaron pasajes a Nápoles o Milán desde Buenos Aires o Foz de Iguazu (nuevo boom ya que desde la frontera con Brasil los vuelos son muchísimo más baratos que saliendo desde Bs.As.), al mismo precio que a Roma, así que si quieren comenzar por otro lado, aprovechen porque no es lo más usual.

Lo cierto es que siendo la primera vez o no, casi todo el mundo pasa primero por Roma porque al ser un museo abierto literalmente y al tener tantas pero tantas cosas para ver, es lógico que el ingreso a Italia sea allí.

Processed with VSCOcam with c1 preset
Rumbo a Roma, la ciudad eterna.
Processed with VSCOcam with c1 preset
Me cansé, no mentira, de tomar jugo exprimido de naranja delicioso. Miren ese color, sin filtros. El desayuno es del Hotel Farnese con los huevitos de Pascua.

 

Processed with VSCOcam with c1 preset
Nutella, Nutella, everywhere.

Qué hacer en Roma en 48 hs?

Nosotros teníamos pendiente con Mati ingresar a la Capilla Sixtina, así que fue el fuerte de Roma, dos horas literales haciendo la cola rápida, para ingresar. La cola simple sale 18 euros y podés estar horas cual recital de Justin Bieber y existe la “rápida”, que sale 25 euros y no es tan rápida, pero si avanza más que la otra. La diferencia de dinero no es tremenda así que les sugiero la opción veloz. Luego de pasear bien apretaditos por la Capilla la cual es realmente increíble, hay que verlo para creerlo, paseamos por el interior de la Basílica de San Pietro un buen rato y a la salida caminamos hacia el barrio Trastevere, aquel tan cool del que todo mundo habla. Para que dimensionen, el Vaticano nos tomó toda la mañana y un porcentaje del mediodía. Aclaro que nuestro hotel estaba a cuadras del Vaticano.

Processed with VSCOcam with c1 preset
La Capilla Sixtina, archi wow. 
IMG_4485
Los jardines del Vaticano. 
IMG_3827 2
Una linda Vespa en el barrio cool de Trastevere
IMG_4298
Las fachadas romanas y mi obsesión por el color más lindo del mundo.
Processed with VSCOcam with b5 preset
Trastevere, canchero.
Processed with VSCOcam with c1 preset
Nuestro paseo veloz por Ombre Rosse en Trastevere. Coca ZERO, maestro.

Trastevere me gustó, tampoco me enloqueció para ser honesta, tiene onda y muchos lugares con precios accesibles para comer. Nosotros almorzamos a las 15.00 hs un menú que ofrecían en una café muy canchero llamada Ombre Rosse: una bruschetta más una pasta a elección o pizza (y ellos comen una pizza grande por persona) y bebida (línea Coca o bien cerveza) más agua de la canilla cual New York ya que también es potable.

Camilla y Martina nos atendieron MUY BIEN, la verdad es que nos gustó mucho Ombre Rosse.

Todo el combo salía 10 euros por persona. Bien, no? Creo que ni en Microcentro compramos todo aquello por ese dinero. Ni con el cambio actual del euro que es bastante tremendo, pero así y todo, conviene. Salimos rodando.

Ese día caminamos tranquilos de regreso desde Trastevere al hotel, uno muy lindo llamado Farnese y ubicado en una zona más tranquila, el barrio Patri a pocos metros del Vaticano, así que se los recomiendo. Farnese tenía un desayuno espectacular que es difícil de encontrar en Italia primero porque lo cobran siempre y segundo porque desayunan lo que nosotros llamamos un cafecito más alguna factura o pedacito de budín o pasta frola. Son tranquis. En modo turista uno tiene el hambre de un gladiador y además en Roma, una ciudad en la que uno espera incluso para cruzar de calle de la multitud turista y local, no querés estar tanto tiempo sentado comiendo, así que vale la pena contar con desayuno para seguir de largo. Además la vida de hotel es con desayuno, no?

Farnese lo tenía todo: desde Nutella, pain au chocolat, pasta frolla, prosciutto, tomatitos, quesos, panes, frutas, jugo de naranja exprimido, tecitos, huevos revueltos. Realmente muy bueno. Y huevitos de Pascua, por supuesto.

El primer día nos dedicamos a hacer 1) Basílica San Pietro más Capilla Sixtina + 2) Barrio Trastevere, todo a pie. Volvimos también caminando al hotel y descansamos un ratito para cargar energías porque salir a las 8 am del hotel y patear todo el día, no es gratis.

Luego hicimos unas compras por Via del Corso, calle principal romana donde encontrás todas las marcas desde low cost a Wanda Nara segmento, hice una excursión en Lush, marca inglesa de cremas que me encanta, y caminamos hasta la Fontana di Trevi de noche, la cual no habíamos visto nunca bajo la luna.

IMG_6244.JPG
Amo Lush, una marca que respeta el medio ambiente y utiliza productos realmente frescos y naturales. Las mascarillas faciales son mi perdición. Además, no realizan pruebas en animales. 
IMG_4598
Roma, de noche, sin palabras.
IMG_3656
La Fontana di Trevi de noche, vale tanto la pena como durante el día.

Uno así dimensiona que en Roma las principales atracciones no están lejos entre sí, pero es una ciudad donde hay MUCHO para ver y cada una de esas paradas, te lleva el tiempo que se merece, más la foto, la espera, lidiar con selfie sticks ajenos y los que te quieren vender… por lo cual necesitás 4 días para poder recorrerla e ingresar a San Pietro, Capilla Sixtina, recorrer los barrios, Villa Borghese, Piazza del Popolo, Coliseo, etc, etc. Si me preguntan, y eso que somos acelerados, para una primera vez en Roma, 4 días es una dosis necesaria. Si se pueden quedar más tiempo, mejor, pero entiendo que estando en Europa queremos recorrerlo todo y no disponemos de tantos días para llevar ese plan a cabo.

Volví a tirar la moneda en la Fontana y quién sabe, quizá vuelva pronto, aunque mi sexto sentido indica que pasarán otros destinos primero antes de regresar a la eterna Roma.

Esa noche comimos una pizza en un localcito que encontramos, por lo general yo investigo todo, pero estábamos cansados. También aunque tenga muchos TOC con comer rico, me dejo llevar en los viajes por lo que comen los locales y busco encontrar ese olor a casa, especialmente en un país que es tan familiar, como es Italia.

En este post van a encontrar muuuuchas fotos de comida porque amo la gastronomía italiana y es realmente una perdición, el cielo en la boca de forma permanente.

La verdad es que el sitio no nos defraudó, de hecho después lo googleé, TOC AGAIN, y está muy bien puntuado. Hasta dicen que es la mejor pizza de Roma. No sé si es para tanto, tengo la contradicción de que me gustan más las materias primeras tanas, desde sus quesos, ni hablar sus salsas porque los tomates son totalmente distintos y estoy acostumbrada a crecer con la pomodoro de mi abuela de origen italiano, así que ese gustito dulce en la salsa, me es muy familiar. El prosciutto es delicioso y para nada salado, igual me gusta más el crudo de España lo admito, pero la pizza es muy finita y honestamente me gusta más cómo la hacemos en Argentina. Guerrin para mí es otra cosa, Pirilo en mi barrio, me puede. Soy más del tipo media masa mientras que allá es todo a la piedra y le llaman focaccia a lo que nosotros le decimos, media. Porque un Guerrin ya ni es media, es bizcochuelo de pizza para ellos. En cuanto a pastas, las de Italia, nos destronan.

Processed with VSCOcam with c1 preset
Pizza y birra, clásico italiano. 
IMG_4300
Nosotros con la Fontana di Trevi de fondo. No sale porque eso pasa por no tener selfie stick por la vida, vieron?

Hay que ser justos. En cualquier lado que entrés, vas a comer ricas pastas. Es imposible que suceda lo contrario porque en Italia la vara muy alta con respecto a lo gastronómico, entonces es difícil que comas una pasta fea, como si me pasa en mí Buenos Aires que adoro, donde sirven salsas sin gusto a absolutamente nada y fideos pasados. O precios desorbitantes si uno quiere comer una pasta buena y rica. Eso en Roma no sucede pero ojo, traten de googlear antes hacia donde van, primero porque es una tarea en sí misma en el armado de un viaje y segundo porque toda ciudad grande también tiene muchos sitios atrapa-turistas donde nos van a cobrar mucho más del promedio del lugar por un plato que no lo vale. Así que googleen todo lo que puedan. Lo mismo con las excursiones, nosotros sacamos todo en el momento en el caso de ingresar a la Capilla Sixtina pero tengo entendido que se venden online las entradas. Desconozco si hay diferencia de tarifas pero si lo pueden chequear, mejor. Nosotros no sabíamos si iríamos el primer o segundo día, entonces lo dejamos para el momento. Tras la pizzita con la birra, nos dormimos, con ampollas en los pies, pero felices.

El segundo día lo tomamos con más calma, si es que acaso la tenemos…y recorrimos la ciudad con intención de ingresar al Coliseo, primero pasamos por Piazza del Popolo, Piazza Spagna, recorrimos vidrieras y locales en el camino y almorzamos en una trattoria espectacular que nos recomendaron en el hotel, llamada Ai Villini, donde me habían dicho que comen los romanos. Nosotros estamos satisfechos con el primer plato; para quienes no saben en Italia se come el antipasto (abarca bruschettas, mini-picadas, ensaladas, una sopa minestrone), el primer plato que por lo general son pastas o risotto (según la zona), el segundo plato que puede ser una carne roja, un pescado, un pollo…Y el postre. Ah, el ristretto obvio, también. También un licorcito bajador cual limoncello con alguna masita para acompañar.

IMG_3692
Así se come en Ai Villini: VAYAN!

Ustedes creen que con todo eso ellos tienen exceso de peso? Si vieran su aspecto, se deprimen. Personas saludables, esbeltas y con muy linda piel. El truco, creí entender con el paso de los días al observarlos, es comer de día las harinas, porciones moderadas (rara vez un plato de pasta supera los 50,60 gramos) y mechar mucha verdura tanto cruda en ensalada como asadas o al vapor junto a la carne. De todo es poco, cual el ristretto que consumen. De muy buena calidad y en porciones justas. Por la tarde ya arrancan con el Aperol Spritz, porque estos días tomé dimensión de la importancia del ritual del aperitivo en Italia, y pican alguna papita frita, maní, salame. Vieron qué parecidos que somos? Pero nosotros recién arrancamos con un Aperol en Argentina ya que cenamos fuerte y a la inversa de cómo comen ellos.

En Ai Villini pedimos pastas, Mati unos spaguetti alla amatriciana y yo comí uno rigatoni alla carbonara (panceta, huevo y parmesano), salsa que dicen nació en Roma y utilizan muchísimo. Ristretto y a la calle. Luego compartimos un heladito en una heladería muy buena que estaba en la misma cuadra. La Dolce Fer Niente a más no poder, la buena vida. De todos modos ese día caminamos también el promedio de 20 km así que no fue tan tremendo, pero lo hicimos sin rumbo a diferencia del día anterior, con un mapita para niños que nos dieron en el subte. Tras esa paradita foodie, fuimos hasta hasta la Rampa di Sebastianello y contemplamos el atardecer romano desde allí. Vayan. Es mágico.

Processed with VSCOcam with a6 preset
En la Rampa di Sebastianello, al atardecer.

Como siempre se puede estirar la magia, hicimos una paradita en Caffé Greco, uno de los cafes más archi famosos de todo el mundo donde las grandes mentes pasaron por allí a intercambiar opiniones. Desde Orson Welles a Goethe a Christian Andersen. El café existe desde 1760. Wow. Uno siente un montón de cosas allí sentado, especialmente si te interesa la filosofía, la pintura, la literatura, porque realmente donde estás ahí estuvieron los badasses del pasado y del futuro.

IMG_3821
Lo lindo que es Caffé Greco, lo lindo.
Processed with VSCOcam with c1 preset
 Caffé Greco, el único.

Tomar un cafecito no es barato, de 7 euros en adelante, pero es la experiencia y si la vale. Ya que estábamos allí y el café es tan tan lindo, nos tentamos con una torta de ricota que en Italia la comen con chips de chocolate (habíamos probado en Savona en otro viaje por Europa) y sabíamos que es tremenda. Aquí no la comemos tan a menudo así y queda espectacular. Luego caminamos por la zona de Piazza España, luego sin rumbo, ya era de noche en Roma y terminamos en el hotel. Nos dormimos más temprano que el día anterior, y cerramos las valijitas carry on porque al otro día un tren nos esperaba. La aventura por el norte italiano recién comenzaba.

Processed with VSCOcam with c1 preset
La torta de ricota con choco de Caffé Greco de la cual les hablaba.
IMG_4232
No es un post de Roma sin sus helados.

 

Processed with VSCOcam with c1 preset
En el tren rumbo a Verona. 

Verona era nuestra primera parada. Cuando al día siguiente bajamos del tren, día de semana allá, nos fue a buscar gentilmente a la estación la novia de un amigo de Mati quien vive allí. Comprendimos que el centro de Verona quedaba bien cerquita, a 15 o 20 cuadras de la estación y en un primer momento sentí ritmo de pueblo porque veníamos de una ciudad con mucho para ver, con muchísimos turistas en el marco de Semana Santa. Luego fui entendiendo que Verona no es un pueblo para ellos, si me leen me matan, y que es uno de los sitios más lindos en los que alguna vez estuve, pero de Roma a Verona, hay muchos cambios. Porque de la tierra que inspiró a Shakespeare, y ahora entiendo todos los motivos, hablaremos luego.

 

 

 

 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s