#ModoCruceroEuropeo

Pensaba que iba a ser jubilada para tomarme por primera vez un crucero y un día descubrí que me quería jubilar en un crucero desde los 25 años de edad. Eso fue lo que pensé hace ya más de 2 años, cuando tomé mi primer crucero archi mega seducida por mi mejor amigo, mi hermano de la vida, a quien le creo cualquier cosa. No paró de insistirme: “Cande, andá a un crucero desde Miami: la relación precio-calidad es excelente”.

Y con cierta timidez, la primera vez, con Mati apenas de novios, nos fuimos a Disney, primer parada Miami y sólo porque en ese entonces me salía más barato un crucero que pagar durante un finde largo un hotel, elegimos navegar. Fueron 3 días con destino Bahamas: playa privada del crucero, Norwegian Cruise en ese entonces, y la capital, Nassau. El crucero me voló la cabeza, así que al año siguiente pasamos de 3 días a 5, nuestro segundo crucero fue este verano desde Texas rumbo a Riviera Maya. Y luego, cuando me peleé con Mati no voy a negar aquí rumores porque para culebrones Pampita-la China-Vicuña nos ganan, nos fuimos con una amiga a un crucero de 5 días desde Miami hacia Bahamas.

El itinerario fue el mismo que la primera vez con Mati pero una isla más: Grand Bahama Island. Cuestión que esta intro sirve para explicar cómo terminamos en un crucero en Europa del cual acabo de bajar hace unos poquitos días. No, no era para explicar cómo volvimos (pero en el crucero de Miami me puse muy nostálgica y nos comunicábamos por internet satelital que me había obsequiado la línea de cruceros, Norwegian Cruise en esa oportunidad, debido a que era mi 2 crucero con ellos). Ay, estos yanquis son los número 1 del marketing, el consumidor efectivamente, tiene razones. Cuando planeamos con Mati nuestro viaje por el viejo continente, fue todo muy de prisa, a lo improvisado y bien a nuestro estilo.

Fue así: teníamos mil puntos acumulados por Santander Rio, nos alcanzaba para canjear los puntos con Despegar por dos pasajes a Sao Paulo y encima, con Qatar, la aerolínea que hoy por hoy está considerada la número 1 del mundo. Bueno pensamos, aprovechemos conocer Sao y luego vayamos juntos para Río de Janeiro ya que nunca fuimos juntos. En el medio, salió una promo para ir Europa que vimos en Decolar (la versión garota de Despegar), un pasaje por 6 mil pesos para Europa. Si, 6 mil pesos con todos los impuestos, el 35% de Afip, todo.

Y ahora qué hacemos? Ya tenemos el pasaje a Sao, no nos dan los días, desesperación, dame ese pasajeeeee ! Parecía una escena del film navideño por el juguete (El regalo prometido en español por Shwarzenegger). Nos arriesgamos, sacamos el pasaje a Europa, Barcelona era el destino de la promo, y recortamos nuestro paseo por Sao a 24 hs.

Y chau, Río, por ahora no será, pensamos. Bueno, el problema es que el vuelo salía en 2 semanas así que teníamos que planear todo. Yo no estaba tan convencida de ir a Barcelona, honestamente lo que más me seducía era hacer base allí porque está cerca de muchos destinos que me interesaban, y porque es considerablemente más barato que el resto de Europa (y de Argentina). El hotel, comer, tomar, es muchísimo, si, muchísimo, más barato que la Costa Atlántica local. En fin, cómo me arrepentí y me encanta admitir errores: Barcelona fue el destino que más me gustó de todos, me robó el corazón y no veo la hora de volver. Bueno, la mañana en que decidimos ir unos días a París porque yo estaba re re re convencida de ir, sacamos un interno aéreo desde Barcelona y el hotel. Por la tarde, ese mismo día, sucedieron los atentados. Si, una suerte bárbara. Casi casi suspendemos todo pero ni la aerolínea ni el hotel, nos devolvían un mango. Hermoso panorama.

Bueno, decidimos esperar a ver qué sucedía y mientras tanto, caos mundial, que aún sigue pero apenas ocurrió todo, ustedes deben saber mejor que yo que el panorama era muy muy gris. Nos pusimos a buscar hoteles en Roma, otro destino que los dos queríamos hacer, y la disponibilidad era nula: estábamos a poquitos días del viaje, todo fue mega improvisado y alerta terrorista en Europa. Por todo lo anterior, terminamos en Cruise Direct, la web que siempre chusmeo de cruceros y compara precios, compañías, fechas e itinerarios, y encontramos que salía un lindo crucero desde Barcelona hacia el Mediterráneo por la línea tana Costa Cruceros, líder en Europa.

IMG_3079
El barquito Costa Diadema en el cual navegamos durante una semana. Barquito es irónico.
IMG_3091
Una de las piles internas del crucero debido a que en Europa ya es invierno. No se nota, no? Atención madres: las instalaciones son bastante amigables para los más chicos.
IMG_3094
El día que navegamos non-stop, en la pile externa: algunos miran el paisaje, otros duermen en la reposera. Costa te da unas mantitas divinas para taparnos.

El crucero era de 7 días, y si  todavía no suspendíamos nuestro paseo por París, coincidía justito porque salíamos por la tarde del puerto de Barca y nosotros regresábamos de París en avión esa misma mañana. El vuelo de París-Barcelona es de 1 hora 30, aproximadamente, pero dado que se habían extremado todas las medidas de seguridad y más aún en aeropuertos, nos preocupaba el horario. Por suerte, algo, alguito de suerte, estuvo de nuestro lado y todos los vuelos salieron en tiempo perfecto. Eso si, en París, me revisaron hasta cuando entraba a Adidas: tenía que abrir mi tapado, no sea cosa que tuviera un arma rosa. Chiste, chiste, pero si, la paranoia, el lógico miedo, todo, generaba una energía muy difícil de explicar que luego ampliaré en el post de París.

Pasamos de 3 días por Bahamas, 5 en México, y ahora, sin mucha info porque en internet no encontré casi nada, nos animábamos a una semana entera en Europa. La aventura hacía el siguiente recorrido:

Día 1: Embarque en Barcelona

Día 2: Palma de Mallorca

Día 3: at sea. Navegamos todo el día

Día 4: Civitavecchia (Roma). Te dejan en la zona porturaria y luego tomás un tren

Día 5: La Spezia

Día 6: Savona

Día 7: Marsella

Día 8: Barcelona, regreso. Bajar del barco =(

El crucero de Europa tenía algunas ventajas con respecto a los de USA: a las 8 am estábamos siempre, a más tardar, en cada puerto, y si bien era invierno, el día que bajamos en Roma, a las 20 hs el crucero volvía a zarpar, por lo cual teníamos una buena cantidad de horas para pasear. Además uno es libre de bajar en cada puerto y recorrer lo que prefiere mientras que a las 7.55 pm estés subiendo al barco nuevamente, por lo cual en Italia que es un país muy bien conectado en trenes, nosotros maximizamos recorridos.

Por ejemplo el día que bajamos en La Spezia, la región de Cinque Terre italiana ubicada en el norte, la famosa por sus islas coloridas y su mar azul, la recorrimos en un rato, es chiquita, y no fuimos a otra isla debido a que el clima no era el mejor, entonces nos tomamos un tren y en hora y media, con escala en Pisa y cambio de tren, estábamos en Florencia, dispuestos a pasar todo el día y comer mucho gelato maravilloso. Me quedé con muchísimas ganas de volver y recorrer en primavera una de las islas, declaradas por la Unesco como Patrimonio de la Humanidad. Googlen Riomaggiore. Van a entender porqué quiero volver.

Nuestro primer día, recorrimos Palma una isla fabulosa que pertenece a la región española de las Islas Baleares. Nos encantó todo pero también sentimos que era una destino para regresar en temporada, junto con Ibiza, en veranito.

En Roma, fuimos efectivamente a Roma en tren, el recorrido desde Civitavecchia en tren dura alrededor de 1 hora, y caminamos tanto pero tanto que llegamos casi arrastrándonos a nuestra última excursión: el Coliseo.

IMG_3076
Los tanos cenan siempre un poco de pasta. Aquí, adaptándome a la dieta mediterránea en una de las cenas del restaurant del barco.
IMG_3078
Esta foto tiene algo de impunidad porque si te querés cuidar, podés. Frutas frescas a toda hora. Eso si, al lado, los croissants.
IMG_3082
MI impunidad del desayuno: melón, ananá y croissant con Nutella jaja. Ah, y té verde. Ponele.
IMG_3085
Otra vez sopa, no, pastas: raviolis de ricotta con manteca y salvia de la san puta.
IMG_3086
Otra del desayuno: croissant, frutas, frutos secos e higos.
IMG_3090
Una de la merienda de una vez que volvimos de un largo paseo muy antojados: profiterol con choco, budín y obvio, pastafrola a toda hora. Ah , hay unas fuentes gigantes de choco fundido para comer con los dulces.
IMG_3092
Jamón natural y mortadela con pistachos para el desayuno. También hay pavita, prosciutto, mucho prosciutto. Y quesos.

En Marsella decidimos bajar unos cambios porque estábamos cansados, pasábamos los 20 km de caminata todos los días y ya era demasiado dado que era nuestro último día de crucero y al viaje ya le quedaba poco y terminamos no cumpliendo la promesa y caminando más de 20 km, y con mucho, mucho amor hacia la costa azul francesa.

El día más relajado, si se quiere, fue en Savona, ciudad italiana de la región de Liguria, ya que íbamos a ir hacia Milán en tren, pero debido al pésimo temporal, el barco decidió zarpar antes de las 17 hs, por lo cual teníamos poco tiempo para recorrer ambos destinos. Además fuimos a la estación de trenes y nos contaron que debido a la tormenta, se demoraba el servicio, y era muy arriesgado perder el barco el ante-último día, no? No obstante el día en Savona fue el más mágico: conocimos a fondo toda su historia, recorrimos fuertes, nos contó un argentino la historia de enemistad entre el Papa de aquel entonces y Napoleón, almorzamos en un bodegón tano INCREÍBLE, y tomamos mucho cappuccino. Los pueblos, descubrí ese día, nos dicen más sobre la idiosincrasia de una nación que las grandes ciudades que gozan de alojar varias etnias, lo cual las hace muy interesantes, pero más complejas para analizar a una sociedad.

Con respecto al crucero les voy a contar cómo funciona para aquellos que nunca tomaron uno, me han comentado que los que salen desde los puertos de Latinoamérica son similares, y los de USA también fueron similares que el europeo, sin embargo, algunas cosas, cambian.

Por empezar el tiempo que permanecen en cada puerto. En Europa se quedan mucho tiempo, regresando uno de noche, fulminado tras tanto recorrer, al barco. Ideal para dormir una mini siesta y luego cenar. A la noche en USA, hay dos opciones: o bien el restaurant a la carta (todo incluido) o bien el bufette.- Obvio que los yanquis aman el bufette.

En Europa el bufette funciona solamente al mediodía, donde todo el mundo se sirve lo que quiere, y no lo aprovechamos mucho ya que siempre bajamos en cada destino a recorrer y comíamos algo siempre. A la noche, cena a la carta, con varias opciones de antipasto, primer plato, segundo plato y postre. En total: 4 platos. Hay opciones siempre para celíacos, diabéticos y vegetarianos. Una cena que por lo general hacíamos: una entradita de quesos con mix de frutos secos o una ensalada de verdes con vinagreta francesa o italiana, yo SIEMPRE pedía pastas (y bueno las amo) y Mati por lo general, carnes. Pollo, pescados (hasta pez espada comió). Y un postre cada uno: alguno de los dos pedía frutas tropicales y otro, bomba calórica. Como para balancer la culpa, vio?

El crucero siempre incluye todo: comidas a bordo, es decir, los restaurants y el bufette. También, podés encontrar algún restaurant pago dentro del crucero, puede ser de sushi, comida asiática o lo que ofrezca cada compañía. En nuestro caso, jamás pagamos porque no vale la pena. De bebidas, te incluyen: agua, jugo para el desayuno e infusiones (chocolatada, leches, tecitos y cafés). Eso si, en Costa, si querés un buen café de Illy, lo tenés que pagar y muchas veces, lo hacíamos.

La bebida acoholica siempre es aparte. Bien podés pedir lo que quieras: una cerveza, una botella de vino o un trago en el boliche, o pagar un combo liberado que te incluye todo. En Costa el paquete liberado salía 200 euros por persona toda la semana. Incluía vinos, espumantes, infinita variedad de tragos (Piña Colada todo el día), diferentes cervezas, café italiano, jugos exprimidos, línea Coca, en fin, podés pedir lo que quieras a cualquier hora. Si, podés elegir una Coca en el desayuno o una caipi para el mediodía. Lo que quieras. Sino, entregás la tarjeta del cuarto, y “te suman” aquello que consumís, ejemplo una botella de vino durante la cena. Este sistema es peligroso, uno no ve el dinero, y como decimos con Mati, el #ModoCrucero hace que pierdas toda dimensión de la realidad, pero los precios “a la carta” no son malos: un trago largo sale 5 euros, de 1 a 4 los cafés (depende de lo que uno elija), 7 euros una botella de vino grande. Me atrevo a decir nuevamente: más barato que en la Costa Atlántica.

El servicio de la comida de Costa es EXCELENTE. Por la mañana podés ir al bufette y elegir lo que quieras o pedir que te lo lleven al cuarto y desayunar mirando el Mediterráneo. Hay infinita variedad de frutas, de panes, yogurts, frutos secos, muesli, queso crema, mermeladas, ricotta. Y también EL infierno: prosciutto sin parar, mortadela con pistachos, jamón cocido, pavita, quesos, panes de pizzas, rolls de canela, millones de croissants con o sin Nutella, pasta frola, tarteletas de frutas con pastelera, ensaladas de frutas, salmón ahumado, budines. Si, de todo. Menos huevos y omelettes que obvio que en los cruceros yanquis siempre hay.

Durante el mediodía el servicio bufette es MUY BUENO, lo aprovechamos una vez nada más, el día que navegamos sin parar, y disfrutamos de un Pasta Party tano auspiciado por la famosa marca Barilla. Fideos con pesto, con salsa de mar, cuatro quesos, tuco…raviolis. Dios santo, la dieta que tengo que hacer.

IMG_3088
La cena del Capitán, de gala. Brindando con champein.
IMG_3104
Marketing en vivo y directo: así te “venden” el servicio de spa y masajes delante de todos.
IMG_3107
Que siga la fiesta. Una de las tantas noches de juerga del crucero.
IMG_3108
Lo más pedido por todos. tarteletas de pastelera y frutas en desayuno y merienda.
IMG_3101-1
Mi amado en nuestro balconcito del crucero ❤
IMG_3077
Evidencia de que Mati comía carne, y yo, pastas.
IMG_3106
Uno de los tantos cafecitos que tomamos en el crucero de la marca Illy.
IMG_3099-1
Nuestro mini-bar del cuarto del barco. A decir verdad los croissants le ganaban al Kit-Kat.
IMG_3102
Nuestro cuarto era cómodo y amplio para una semanita: sillón, sommier XL, tv, armario y un balcón espectacular.
IMG_3089
Durante la cena de gala del crucero nos dieron uno de los platos más ricos que comí: mila de salmón, con verduras al wok y un puré de papas. Exquisito.
IMG_3105
Nuestra TV del cuarto donde transmitían un canal de cada país europeo. Miramos las cosas más bizarras que se imaginen. Realities en ruso subtitulados en inglés. Mucha tv tana para practicar el idioma. Noticieros griegos.
IMG_3087
Yo, siendo “light”. Pan multicereal con queso crema light y ricotta.
IMG_3093
El día que me puse la banda ancha: el Pasta Party de Barilla en el barco.
IMG_3081
Adivinen de quién es? Mati, obvio.
IMG_3097
Quesitos, tostadas y frutos secos que cambiaban todo los días para la entradita de la cena en el barco.
IMG_1401
Atardecer desde nuestro balcón sin nada nada, nada, de filtros. Un lujo.

Y por la noche, el restaurant con 4 platos y varias opciones, un éxito TOTAL. La atención es muy esmerada: no es un mito que te ordenan el cuarto mil veces al día, por ejemplo, para cenar en el restaurant hay 2 turnos: 18.30 pm o 21.00 pm. A los argentinos, no daban a las 21 hs. Llegábamos tan cansados de recorrer cada ciudad, que nos tirábamos un ratito a descansar y luego íbamos a cenar. Cuando volvíamos, todo el cuarto estaba ordenado nuevamente. Si, fue magia. El crucero en Europa me pareció una experiencia donde uno disfruta, conoce, se mueve por la noche mientras duerme y se despierta en otro destino, come muy rico, no se preocupa por nada. Obvio que en 24 hs no podés conocer absolutamente todo de una región, pero a la vez te sirve para tener un panorama general y para recorrer destinos que quizás no hubieran estado en orden de prioridad en tu viaje. Creo que la clave es tomar en la vida, varios cruceros, y hacer base es distintas ciudades.

Como nosotros hicimos base en Barcelona, fue lo que más conocimos, y desde allí tomamos el crucero. En otra oportunidad podés hacer base en Italia, sea el norte, Roma, Venecia, y tomar un crucero que haga otro itinerario. La realidad es que lo que dije al comienzo de todo, la relación precio-calidad, cumple y cumple MUY bien. Uno no se preocupa en trasladar valijas, mochilas, papeles, hacer 504 reservas en hoteles…es un servicio flotante ideal para inquietos que quieren conocer mucho o bien, para aquellos que van con un ritmo más tranqui. En los cruceros uno ve de todo: desde parejas como nosotros hasta grupos de amigos hasta muchas familias italianas numerosas. Es lógico que cada viaje se diseñe en función de cada edad. Y en ese sentido el crucero satisface un rango muy grande: hay guardería para los chiquitos, boliche para los pre-adolescentes, fiestas para los abuelos, para nosotros, karaoke, fiesta del capitán. Nosotros bajamos algo cansados del barco porque tras la cena siempre íbamos a alguna de las fiestas y los italianos, me atrevo a decir, inventaron la fiesta, así que nos quedábamos hasta tarde, nos despertábamos re temprano y le metíamos un ritmo crossfit todo el día en cada destino. Y bueh che, soy joven, para jubilarme arriba del crucero tengo tiempo, y espero poder hacerlo.

Si recomiendo los cruceros? Siempre. En el Caribe es una experiencia distinta: uno baja a destinos caribeños más pequeños, donde hace por lo general, playa. Es una experiencia distinta. En Europa, me atrevo a decir, me gustó más: conocer Florencia, comer una pizza mirando el Duomo y a la noche estar bailando en el boliche del barco, rumbo a otro destino, si, me encantó. Esto no es un PNT, es todo auto-servicio, si quieren ir mirando diferentes cruceros por todo el mundo y comparar precios, vayan chusmeando esta web, si te suscribís, te llegan todas la promos: http://www.cruisedirect.com/

IMG_3100
Nosotros, arruinados tras un vuelo, un subte y un taxi, de París al puerto de Barcelona, ya instalados en nuestro cuarto.

Espero que este post les sea útil y a viajar, y a crucerear, todo lo que se pueda ! En crucero y con internet satelital, navego hasta la Luna.

Ah ! Me olvidaba. El barco no se mueve NADA DE NADA. Tenía un poquito de miedo y me tomé un dramanine pero la verdad es que no se movió nada. Y ustedes? Qué me cuentan de los cruceros?

@CandelaSanchezf

 

11 comentarios en “#ModoCruceroEuropeo

  1. Hola Cande! Te queria preguntar si alguna vez pasaste por la horrible situacion de que te abran las valijas? te pregunto porque es lo unico que me inquieta a la hora de viajar en avion y este verano nos vamos con mi novio a Miami y de ahi crucero por el Caribe! Te leo siempre, sos una diosa ❤

    Me gusta

    1. Hola Mili! La verdad que no, si bien es un bajón es como que soy re relajada con esas cosas. Las dejo libradas un poco a la mano de Dios. De todos modos podés usar candado, clave…en las valijas, pero en USA me las han abierto casi siempre. Me entero porque luego encuentro un papel de seguridad del país que me notifican que la abrieron por motivos de seguridad. Lo cual es un procedimiento normal. Jamás me faltó nada, por lo general traigo algún que otro alimento y seguramente eso llame la atención. Ellos son tremendos con tema seguridad. Pero de faltar nada en Ezeiza u en otro aeropuerto, nunca. Y no si candado ni clave ni ese film gigante que te lo rompen en aduana de cualquier país si consideran que tenés algo peligroso (aunque luego certifican que no). Eso sí: tecnología, llévala siempre con vos. Del resto no habría que preocuparse 😊

      Me gusta

  2. Hola Cande!! Buscando info sobre el crucero llegue a tu blog! Me tomo este mismo que el proximo lunes 15 con mi familia y estamos hiper ansiosos! Es la primera vez que voy a ir a Europa asi que imaginate como estoy! jajaja.
    Te queria hacer una consulta sobre la vestimenta arriba del barco, para las cenas de todos los dias sobre todo porque no estoy segura de que llevar, sin contar la de gala! Si tenes algun otro tip que se te ocurra te agradecemos y cuando vuelva te cuento como fue todo. Mil graciasssss 🙂

    Le gusta a 1 persona

    1. Hola Pia ! Vas a amar el crucero. He hecho cruceros en USA y en Europa y son bien distintos en varios sentidos. En Europa hay mucho tano en el crucero por lo cual son ultra fashions y si se visten de gala. De todos modos son despreocupados con la imagen del otro así que yo fue súper tranqui y viajé solamente con una carry on. Hay una noche que es la cena del capitán y ahí si el dress code es más serio pero es totalmente personal, es decir, nadie te excluye sino querés vestir así. Si mal no recuerdo la consigna es ir de blanco (o quizá esa es otra noche distinta) pero si querés llevate un outfit blanco porque en los barcos yanquis también hacen una noche así.
      Enjoy !

      Me gusta

  3. Hola Cande! De casualidad terminé siguiendo tu instagram porque compartimos varios gustos, y a partir de ahí llegué acá. Tuve la oportunidad, bajo algunos sacrificios y algo de suerte, de hacer ya dos cruceros (uno por Argentina y Brasil y otro por el caribe) y realmente estoy enamorada de ellos! Me sentí muy identificada con tu relato. Admito que me tienta, desde ahora, la idea de conocer Europa de esa forma… Tengo una duda… Cuando te referís a que en tema de precio conviene, es en comparación a uno por el caribe, por ejemplo? O necesitas ir con buen buen sustento para darte esos gustitos de tomar un café o comer en algun lado? jaja
    Gracias!! Un beso desde Córdoba..

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s