Allá voy

Todo tu Instagram de vacaciones y vos te sentís ¨12 años de esclavitud¨.
Durante 25 de eneros escapé a la rutina y la ciudad. 25 eneros consecutivos de playa de sal de mar de montaña de río de selva de caminos de lagos de nieve de tequilas baratos de churros con Manolo de Magic Kingdom. Enero, sinónimo de comienzo y de vacaciones. Es la primera vez que me quedo todo el mes en la ciudad. Es como si el cuerpo estuviera adaptado a una rutina de ocio que no conecta con el asfalto, el escritorio, el subte asfixiante y el ruido acelerado de manos tipeando. Pero no es el recuerdo del ocio: es la memoria que conoció y el cuerpo que se dispara para salir. Esta mañana cuando caminaba hacia el trabajo y la nostalgia no era precisamente feliz, vi pasar un avión en un cielo rosa. Lo retraté porque pensarán que estuve alucinando pero el real estoy segura, supera siempre a la ficción. El señor que vende patis en la esquina de siempre de Corrientes exclamó: -Bebé no busques más arriba que acá estoy. Sonaba Justin Bieber de un local de ropa.
Cuando llegué a la oficina leí en el muro de Facebook: “Leoninas este año van a trabajar duro”. Puse Justin Bieber y encendí mi Matrix digital. -Qué grande está el pendejo- comentaron acá. 26 eneros de mates, plannings, tweets, acciones y astros. Pero a ese avión, con otro cielo, me voy a subir.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s