Vida nómade

Hemos vuelto. Después del viaje más lindo que hice en toda mi vida. No fue el mejor porque la Riviera Francesa es la postal más perfecta en la que alguna vez camine, tomé un solcito fabuloso o comí pain au chocolat cada vez que pude. Ni porque allí pasaron todos los impresionistas que amo y estudié durante toda mi secundaria. Fue el mejor porque a los viajes también lo hacen las personas, y pude después de mucho tiempo de no verlo, no sólo reencontrarme con mi mejor amigo del universo quien vive en Londres, sino también porque nos reencontramos en Avignon, un lugar en el mundo que desprende magia. Nos despedimos en Buenos Aires, nos reencontramos en el sur francés.

Nuestro viaje con Mati comenzó en Sao Pablo. Hoy leí una nota en La Nación sobre el fenómeno de los argentinos viajando a Europa y Estados Unidos desde el país de la alegría, Brasil. La razón es muy sencilla: los vuelos son muchísimos más baratos volando desde allí, sea desde São Pablo, Río de Janeiro o Foz de Iguaçu, y si tenés millas o puntos en algún plan sea tarjetas o aerolíneas, podés volar hasta allí gratis canjeando los mismos.
Nosotros teníamos una buena cantidad de millas con Qatar así que pusimos el dinero de los impuestos nada más y volar con ellos es siempre fabuloso.
Las diferencias de precios saliendo desde Buenos Aires y Brasil son notables: hay pasajes a Nueva York desde 5 mil pesos y desde unos 7 mil a Europa. Así que cuando ya hace mucho, British Airways me envió a mí correo una promo, regresando a Argentina, no lo dudamos. Dato: si en los buscadores ponen salir desde Foz o São Pablo y retornar desde Buenos Aires verán que el precio es el mismo que volviendo a Brasil por lo cual les conviene retornar a Ezeiza así pagan o canjean solamente un tramo hacia esos aeropuertos. Eso lo hacen siempre desde múltiples búsquedas en las páginas de las aerolíneas. La única contra es que excepto Avantrip, donde podés meter alguna cuota, esos pasajes por lo general hay que abonarlos en una sola cuota.
En Foz de Iguaçu por lo general conectan con Sao Pablo o Río pero desde Sao Pablo la mayoría de vuelos son directos a Europa y de ese modo terminamos volando hacia Madrid y allí conectando a Barcelona. Para ir hasta Foz, la forma más económica es volar hacia Misiones, y luego cruzar hacia el lado brasilero con un taxi que sale desde el aeropuerto y cuesta uno $500 aproximadamente. Van a volar más porque es un vuelo hasta Iguazú lado argentino (si lo hacen les recomiendo que tomen ese vuelo con una considerable cantidad de margen no sólo por el taxi que son 25 minutos, también por las demoras que suelen surgir ) o bien volar el día anterior y recorrer las Cataratas, plan que siempre vale la pena.
La mayoría de promociones son ingresando a España y dado que en Europa por lo general los vuelos internos son muy baratos, volver a Barcelona sonaba como un excelente plan. Es una ciudad que amo y le soy leal, voy a volver allí todas las veces que pueda porque me transmite la sensación de quedarme por un tiempo largo. Son las tapas, es el catalán tan enigmático, es Gaudí que impresiona, es la Barceloneta, pero es su gente, libre. Dicen en mi carrera que el clima no es un factor que modifica a su pueblo pero yo siempre les discuto, vivir en el Mediterráneo te hace más feliz. Tener una playa a metros de la ciudad, modifica tu rutina.
Además fue la sorpresa, en nuestro primer viaje a Europa también ingresamos por Barcelona y mis expectativas eran más bajas que por ejemplo, comparándola con París. Lo real es que elegiría Barcelona toda la vida, y en líneas generales creo que toda España es un increíble plan de viaje, de vida. Es un país precioso donde sus habitantes saben vivir y respetar sus rituales en cada sitio que vas. Y el castellano seduce, después de todo es la lengua con la cual aprendimos a amar. Comenzamos y terminamos el viaje en catalán.
3
Atardecer en la Barceloneta.
27
De tapeo en Barcelona: patatas bravas, las amo por siempre.
28
Un sitio que fuimos de brunch frente a la Barceloneta.
Luego fuimos en tren desde Barcelona a Girona, ciudad que amé y donde me cansé en Instagram de contar que allí filman muchas escenas de Game of Thrones, además de contar con una increíble heladería, Rocambolesc, donde tienen palitos helados con la mano de Jaime Lannister. El tren de Barcelona a Girona dura casi una hora y lo sacamos desde la web de Renfe, como casi todos los recorridos. Siempre es mejor y más barato, ir con todo desde aquí.
Atardecer en la Costa Brava, Girona.
Atardecer en la Costa Brava, Girona.
El heladito de Jaime Lannister del que les hablaba.
El heladito de Jaime Lannister del que les hablaba.
Después cruzamos a Francia, país muy cercano a Girona, en el tren de alta velocidad, el Renfe, y visitamos y paramos en Montpellier, una ciudad universitaria que la sentí muy parecida a París pero más auténtica. El problema de toda gran ciudad es que en el mundo actual, sufre una suerte de ruptura con el imaginario. Siento que se contamina el imaginario y el real. A mí me gusta llegar a cualquier lado y decir: che, esto es igual o más lindo que cuando lo leí, miré, escuché. Pero, la globalización está dejando sus huellas y ese sería otro post. De allí a Avignon, todo en tren, donde nos encontramos con mi amigo y su amiga brasileña. Brasil interpeló todo el viaje.
23
Un día siendo turista en Montpellier.
24
Cómo me gustó Montpellier y su energía tan tan joven.
Recorrimos la Costa Azul en un auto que alquilamos: Niza, Cannes, Aix en Provence, Antibes, Nimes y unos viñedos. Esa parte del viaje fue muy preferida. El sur de Francia tiene un encanto que jamás pensé que tendría. Si bien era una región que tenía idealizada por motivos de sobra, es tan tan tan linda, amable y rica-nos cansamos de comer quesos con mermelada de higos-. De tomar vinos rosados y blancos. De recibir un trato encantador en cada departamento que alquilamos por Airbnb. Es una región a la que también le prometo volver y quedarme todo lo que pueda. Vincent van Gogh no mentía cuando advertía que el cielo de la Costa Azul es distinto, pastel, tiene vida.
15
De visita en los viñedos de Aix en Provence.
16
Al borde del desmayo en el local de Ladurée en Cannes.
17
El Mercosur unido en el sitio de la canción: Avignon.
18
Con Gastón caminando por Antibes. Ay, Antibes.
19
Aix en Provence al atardecer, la cuna de Cézanne.
20
La noche que hicimos una súper picada francesa en el departamento de Niza.
21
Cannes, Cannes, Cannes. Siempre te quise conocer.
22
En Cannes, otra vez.
IMG_3371
Mi cachito de cielo.
IMG_3541
Pain au chocolat, soy adicta.
Tras esos días de película, regresamos los 4 agotados en un vuelo desde el aeropuerto de Nimes, destino Londres. En la isla estuvimos una semana así que fue lo que más visitamos en líneas generales. Londres es tan distinta y única, para bien y para males, que fue un shock aterrizar allí. Del cielo van Gogh al cielo gris y siempre lluvioso de Inglaterra, donde sentís por momentos que un dementor de Rowling saldrá de allí. Porque no jodamos: en Londres llueve SIEMPRE, al menos un ratito, en TODAS, las estaciones. Válida la aclaración, lleven paraguas o trench o bien compren en Londres porque todo esta clase de artillería para protegerse, es muy barata. Mi paraguas salió un pound.
Disfruté mucho poder conectarme con las librerías, con una escenografía gigante de Harry Potter, el mago que me acompañó mi infancia y adolescencia. Sufrí cuando sentí más de una vez que estaba dejando todo mi dinero en una de las ciudades más caras del planeta. Pero cuando volví a Argentina y mire algunos precios, me di cuenta de que no había sido tan terrible. Que incluso en Londres los precios de algunas cuestiones están más amables.
Cenamos comida hindú, merendamos té marroquí, disfrutamos una pizza bien italiana. Visité varías veces Google, la oficina donde trabaja allí mi amigo. Me impresionó la velocidad del subte y su puntualidad. Lloré en Notting Hill, un barrio con una energía muy especial y además cliché mediante, soy fan de Hugh Grants y Julia Roberts, juntos, y de ese guión. Sentía que caminaba y escuchaba: I’m also just a girl, standing in front of a boy, asking him to love her. No es una pelotudés eh, es la mujer volviendo con el hombre. Tiene un poco como diría Moria, de vaginocracia.
4
Comiendo exquisita comida marroquí en Momo. Vayan.
8
Picadilly Circus, casi nocturna y rosa.
10
Cuando a los 26 conocí Notting Hill.
14
London, tan London.
Me movilizo Shoreditch, un barrio del norte inglés emergente del arte donde sentís que las cosas, la movida anti-todo, están allí. La ruptura a tanto orden. Donde sus residentes se visten para ser vistos. Es una recorrida un tanto vouyerista. Me cansé de ver la cara de la reina Isabel II en absolutamente todo. Tazas de té. Los billetes y monedas (todas). Cajas de té. Postales. Fuckin everywhere.
La reina desde el lenguaje, está en todas partes. Muy bien jugado, incluso para mí, que como dicen ellos, sos de un país joven, y no vas a entender nunca una monarquía. No, sigo sin entenderla: Europa en crisis, la cual les aseguro que se nota, y financian safaris de reyes matando elefantes. Los británicos me decían que ellos se sienten protegidos con su presencia, además de que este año Isabel cumple 90 años, de hecho anteayer fue el mega festejo, claro que entiendo que la protección y toda su presencia opera desde lo simbólico, pero no desde el orden de la fe como podría ser Francisco o cualquier líder religioso, sustento muy diferente, otro terreno para discutir.
Recién a final del viaje me amigué un poco con Isabel, la sentí como dice mi amigo, una abuela espiritual de UK. Obvio que re lloré cuando fui a Kings Cross Station para ver la plataforma de Harry, la famosa 9 3/4. Y al ladito van a ver un store que está buenísimo, me traje orgullosa mi taza de Hogwarts a casa. Hay buenos precios, así que vayan.
5
Londres desde el Google Eye.
7
Para todos los que todavía esperamos la carta ❤
13
London Eye&Big Ben, de noche.
Juntos, en el London Bridge.
Juntos, en el London Bridge.
Tomamos un tradicional afternoon tea en un sitio que siempre quise conocer y había reservado online: sketch. Qué lugar. Nunca vi uno así. Cada elemento está intervenido, desde las tazas, los baños, incluso los inodoros donde pasan música y son cápsulas. Comí los scons más ricos del planeta con té chai. No hice nada turista: ningún museo porque no me interesa ver momias o un trozo del Partenón. No les pertenecen.
Los museos suelen mostrar el lado más capitalista y vil del humano, distan mucho de ser lo que tienen que ser. No subí al London Eye porque la entrada sale 30 libras y me parece un divague, además de que no es una ciudad como New York donde si hay magia en verla desde las alturas e iluminada. Es más bien chata y muy gris, gris Londres.
Además porque tuve la suerte de ir al rooftop de Google donde incluso se aprecia el London Eye. Si fuimos a la Fashion Gallery, a recorrer Picadilly Circus que en teoría es un Times Square y para mí nada que ver, a tomar un café en Notting Hill, a caminar y tratar de entender qué pasa en Shoreditch. La mayoría de días me perdí entre librerías, paseos por el mercado Covent Garden, me enamoré todas las veces que entré a Harrods y quise hipotecarme ahí adentro y visitamos restaurants multiculturales. Leímos, caminamos muchísimo, probé la mejor tortilla hecha por españoles en Barrafina, el hummus más espectacular en el resto Momo que me encantó y es del dueño de sketch, y vivir. Porque los viajes para mí no son ir con una grilla de Excel y cumplirla. Casi de casualidad porque estábamos cerca vimos el Cambio de Guardia en el Palacio de Buckingham. El ritual es a las 11.30 am y vale la pena para observar de cerca la estructura que sustenta la monarquía como símbolo.
Tomamos mucho café en Milk, un lugar encantador al que nos llevó mi amigo y queda en su barrio, al sur de Londres, Balham, el cual les recomiendo visitar para hacer algo fuera del circuito turístico y que vale la pena.
Allí fue donde cenamos en un hindú increíble, otro día pizza de italianos y nos alojamos por unos días en el viaje más nómade que hicimos.
6
Mis trufas preferidas de Harrods.
9
Muchos cafecitos en Milk.
12
El afternoon tea de sketch.
IMG_3627
de tapas en Londres, en Barrafina.
Excepto Londres, todos los días subimos nuestras carry on a un auto, avión, tren, bus, Uber, taxi. Creo que menos por agua, y solamente en esta oportunidad, agotamos todos los recursos. Despedí Londres y regresamos hacia Barcelona para descansar unos días de toda esa maratón de sensaciones. Estábamos muy cansados, sigo muy cansada, pero no solamente por caminar, movernos de un lado a otro, el peso de las valijas, los trámites, el check-in, los pasaportes, trajiste las tarjetas. ¿No te olvidás de nada?
No, no perdimos ni una hebilla, algo insólito para el rally que establecimos. Estamos muy cansados porque todavía no proceso en una gran imagen todo lo que vivimos en cada sitio. Fue demasiado: colores, texturas, sabores, pinturas, street art, arquitectura, Cézanne, Gaudí, Picasso, Dalí, Game of Thrones, kebabs, Édith Piaf, té chai, vino rosé, pain au chocolat, huevos cabreados, butifarra, cañas, cervezas, sangría, tea with milk, queso de cabra, sidra, J.K. Rowling, Agatha Christie, Amy Winehouse, Mick Jagger, Serrat. Cada pueblito forma parte de una buena parte de la cultura que nos vio crecer. Fue una sobredosis de estímulos que todavía no logro ordenar del todo. Incluso el gris de Londres me impulsó. Solamente puedo cerrar este post con algunos clichés que no están a la altura de la escritura que me gustaría que salgan de mis manos ansiosas que ya tipean en la helada Buenos Aires: fue el mejor viaje de mi vida.
Vayan a la Costa Azul, y a España, sea cual sea el lugar. Coman tapas por mí y salgan de cañas.
Piérdanse en los dialectos de cada sitio.
Viajen, todo lo que puedan.
No hay manera más intensa de aprender, se los juro, yo que cursé 7 años la tremenda Comunicación Social en la que tanto quiero y elogio, UBA.
Gracias.
A Gabi, por su insistencia: de la Costa Azul no me olvido más. Por Édith Piaf con resaca.
A Mati, por ser como dicen en España: “un cachito de cielo”. Por cuidarme, cuidarnos, por ser el padre del grupo, el chofer Black Uber, mi manager, mi amigo, mi editor de videos, mi compañero de ruta y la persona que más quiero. Otra experiencia más, mi amor.
A Alain, por darme un personaje para mi libro.
A la señora hindú de la tintorería de Balham quien arregló mi tapado, el único que tenía, en 24 hs. Incluso por no saludarme, gracias.
A los vinos del viñedo de Aix en Provence por haberme curado de la resaca, al destino por haber roto las botellas en mi valija.
A la francesa que trabajaba en Nimes y no me cobró despachar la valija.
A la inglesa que me ayudó a bajar las 4 valijas, dos adquiridas en UK, por el subte.
A mis padres por haberme enseñado siempre todo. A mi mamá porque soy Harry Potter gracias a ella.
Al empleado paulista de Iberia quien nos invitó a una cena en el aeropuerto por la demora del vuelo.
A la azafata de Iberia quien en Madrid, le dijo a Mati: eres un gilipollas. Por reclamar, claro.
A Marta, la chica que me atendió en un local Barcelona y me soporto probándome 10 trajes de baños.
A Gastón por seguir siendo el mejor amigo en cualquier lugar del mundo. Por tu cama, por Balham, por las trufas rosas de champagne de Harrods, por las tapas en la lluviosa Londres. Porque nuestro amor por el castellano, nos une desde el primer día. Lo dijo Gustavo Cerati en nuestro idioma: mereces lo que sueñas.
IMG_2429.fw

13 comentarios en “Vida nómade

  1. Cande, no podia dejar de comentarte, hace dias volvi de mi primer viaje que soñe duranate mis 29 años de vida, leerte me lleno los ojos de lagrimas, si bien no fui a Europa leer cada cosa hiciste me traia recuerdos, sensaciones y momentos de todo lo que vivi en 15 dias. Gracias!

    Me gusta

  2. Sos magia convertida en letras. Leerte y viajar con vos, es una tarea obligatoria.
    Te lo dije: la costa azul, tiene la magia mas pura que hayan visto mis ojos, la mar, el cielo pastel, los panes de chocolate, el bus rosa, los abuelos mas lindos, el vino y queso mas rico que degustarás.
    Llevo 4 meses viviendo en Antibes y me toca regresar-vivo en Chile- y te prometo que esto no lo supera NADA.
    Te mando un beso, y mucha luz. Que los viajes y el amor en tu vida, no se acaben nunca.

    Me gusta

  3. Cande: Hace meses que te sigo y disfruto siempre de tus relatos. Barcelona me parece una ciudad increíble desde que pasaste las fiestas allí no paro de soñar en viajar y recorrerla.
    Gracias por permitirme viajar con tus fotos y tu prosa,

    besos!

    Me gusta

  4. Cande, te sigo en Instagram y soy amante de las cuentas como las tuyas. Te cuento que también estudio Comunicación en la UBA y que estoy a días de emprender un viaje parecido al tuyo. ¡Ya voy anotando todos los lugares que recomendás! ¡Me cargás de ganas! Seguí así. Besos, que andes muy bien.

    Me gusta

  5. No puedo explicar cuánto transmitís con tus palabras! Cande tengo 17 años y como toda chica de mi edad tengo mil sueños, uno de ellos viajar y gracias a vos siento que en cada posteo, en cada foto y en cada cosa que escribís una parte de mí se transporta a lo que mostras. Sos muy pero muy genia, me encanta todo lo que decís y mostras. Ojalá tenga la posibilidad de conocer y disfrutar tanto como vos ❤️

    Me gusta

  6. Se me llenaron los ojos de lagrimas, lo juro. Tengo 17 y volví de la mágica Europa hace un mes, todavía hay nostalgia, claro. Espero volver, pronto 💭

    Me gusta

  7. Leerte, devorar cada palabra, y a la vez desear que no llegue nunca el final de este post…gracias Cande por permitirme viajar con vos y tu cachito de cielo, por hacer magia con las palabras, la magia que me lleva a pensar por un momento que estoy en esos lugares de ensueño. Un cariño enorme!

    Me gusta

  8. coincido plenamente , que vivir cerca del mediterraneo te hace mas feliz!! lo he comprabo en carne propia y mas en Barcelona!!! me encantó leer este post!
    Besos desde Mardel

    Me gusta

  9. ¡Genial post! En mi caso sacamos desde Foz yendo a Londres, volviendo desde Milán a Buenos Aires (encima la vuelta es directa) ¡era mas económico que llegar y volver desde españa! También cambiamos puntos del banco en Despegar por pasajes y no pagamos esos vuelos hasta Iguazú.
    Despegar te deja sacarlos en cuotas con la promo de un banco, así que encima los podés pagar hasta en 6 sin interés 🙌Sumemos las invitaciones de Airbnb que nos generan cupones de descuento.
    Ahora a esperar el día ✈️ ❤️ Viajemos todas las veces que sea posible.

    Me gusta

  10. Coincido tanto con vos!
    Barcelona es y será siempr emi lugar en el mundo, futuro destio, como te dije tantas veces.
    Cannes y la costa azul me gustraron tanto más que Paris, incluso con su glamour a flor de íel y sus colores pasteles.
    Adeudo Londre y todo lo que eso implica, Harry mediante (gracias mamá por eso también).
    Un placer volver a leer de tus viajes. Ser nómade y volar, debería ser lo único que importa!

    Me gusta

  11. Coincido tanto con vos!
    Barcelona es y será siempre mi lugar favorito en el mundo, futuro destio, como te dije tantas veces.
    Cannes y la costa azul me gustraron tanto más que Paris, incluso con su glamour a flor de íel y sus colores pasteles.
    Adeudo Londre y todo lo que eso implica, Harry mediante (gracias mamá por eso también).
    Un placer volver a leer de tus viajes. Ser nómade y volar, debería ser lo único que importa!

    Me gusta

  12. Puede que el hecho de que esté encerrada estudiando para el último parcial del cuatrimestre y ande un poco sensible tenga mucho que ver, pero no pude evitar que se me piantara un lagrimón al leerte. Qué lindo viajar, qué lindo ser libre. Gracias por los tips, por la sinceridad y, sobre todo, por contagiar tantas ganas de salir a ver el mundo. Muchos éxitos y por muchos viajes más. Un placer leerte. 🙂

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s